domingo, 19 de junio de 2011

CISQUERO

       Siempre me llamó la atención este peculiar edificio. Antes de que existiera la autopista entre Huelva y Sevilla, solíamos pasar por aquí y veíamos esta bóveda de cemento levantarse sobre los tejados de La Palma.
       Servía para almacenar el orujo del aceite después de ser refinado en el quemador. Este orujo subía en una cinta transportadora y entraba por la parte superior . Los restos de aceite que conservaba garantizaban una buena combustión, así que se utilizaba para encender y mantener luego el brasero, mezclándolo con el cisco de los sarmientos de la viña.
       De la fábrica de aceite sólo quedan este cisquero, de casi doce metros de altura, y el topónimo del lugar donde se encuentra: calle Orujo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario