miércoles, 25 de enero de 2012

ALDEA

A veces, cuando uno sigue caminos ajenos a las rutas marcadas para senderistas, ocurre que se encuentra con sitios que no aparecen en los mapas. Nos topamos con esta aldea, casi sepultada por la maleza en las primeras estribaciones de Sierra Morena, siguiendo un camino que no parecía llevar a ningún sitio.
Algunos habitantes del núcleo habitado más próximo, a unos quince kilómetros de aquí, nos aseguraron que quedó despoblada hace unos cuarenta años y que en su mejor época contó con unos doscientos o trescientos habitantes.












No hay comentarios:

Publicar un comentario