miércoles, 9 de mayo de 2012

ADUANA ENTRE ROSAL Y BARRANCO

Las aduanas entre la frontera portuguesa y la española quedaron sin razón de ser a finales de los años ochenta, con las disposiciones del libre paso de viajeros y mercancías de un país a otro.
Este pequeño complejo aduanero está fuera de servicio y abandonado desde esa época. Aislado de los núcleos poblacionales más cercanos, está formado por varias construcciones junto a la carretera, algunas de ellas en torno a un patio central empedrado que le da cierto sabor militar.









No hay comentarios:

Publicar un comentario