sábado, 26 de abril de 2014

MINAS DE LINARES

El paisaje que conforman estas altas chimeneas de ladrillo salpicando los campos de olivos es poco usual y, quizás por eso mismo, altamente atractivo. Estas chimeneas y los edificios que las acompañan corresponden a las minas de plomo de Linares. 
El momento de apogeo de extracción de este mineral fue el último tramo del siglo XIX y el primero del siglo XX. 
Las investigaciones y el posterior descubrimiento del plomo como un metal altamente nocivo para la salud hicieron que la producción empezase a estancarse en las primeras décadas del pasado siglo. Rápidamente la demanda cayó en picado, las minas empezaron de dejar de funcionar y pronto quedaron abandonadas.
Hoy quedan las chimeneas y las ruinas de los edificios más altos asomándose entre los olivos como testigos de una época de esplendor económico en la región que ya no existe.













No hay comentarios:

Publicar un comentario