domingo, 25 de mayo de 2014

IGLESIA DE NUESTRA SEÑORA DE FÁTIMA

Cuando se inauguró, en diciembre de 1966, nadie podía suponer que tan sólo veinte años después esta iglesia estaría cerrada al culto.
El pueblo, que había empezado a construirse en los años cincuenta, quedó pronto vacío. Las imágenes del interior del edificio se trasladaron a la iglesia de Almonte y el obispo de Huelva dio el visto bueno para instalar la única campana en la parroquia de María Auxiliadora del vecino pueblo de Bollullos.
Treinta años después, la iglesia sigue vacía, sólo habitada por los pájaros que continuamente se cuelan por sus ventanas.















2 comentarios:

  1. Fantástico sitio y fantásticamente conservado, esperemos que después de la publicación del articulo los amigos al grafiti no se sientan tentados por invertir unos euros en sprays y después ya se sabe.
    me ha gustado mucho ver cosas así en tierras de mis antepasados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad que cada día va siendo más difícil encontrar lugares no visitados por pintores de brocha gorda. Este lugar en concreto está vallado y vigilado; sin duda es el motivo principal por el que aún conserva el encanto sesentero de su mejor época.
      Gracias por tu comentario. No hace mucho he subido una entrada de Sotiel Coronada, lugar que te traerá buenos recuerdos.
      Un saludo

      Eliminar