martes, 10 de junio de 2014

NAUFRAGIO EN BACUTA

Cuando, a finales de los años setenta, vine hasta aquí con dos amigos del internado a ver cómo un remolcador arrastraba hasta la orilla un barco que hacía agua en medio de la ría, poco podía yo suponer que cuarenta años después aún estaría su costillaje pudriéndose en la orilla oriental de Bacuta. 
La semana pasada estuve en el mismo lugar. Allí estaba lo que quedaba de la nave, poco más que las cuadernas y los maderos de la quilla. Nada quedaba del puente ni de la cubierta de la nave, de las piezas metálicas ni de su maquinaria. Los años transcurridos se habían ido tragando la mayor parte de este barco pesquero de casi quince metros de eslora y del que poca gente recordará todavía su nombre.














1 comentario:

  1. Creo que te habría salido un blog dedicado solamente a embarcaciones encalladas, jubiladas y olvidadas.
    Se ve que te gusta mucho el tema.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar