martes, 21 de abril de 2015

COMPLEJO MINERO ZARANDAS-NAYA


Sorprende saber que han bastado tres décadas para acabar con lo que se fue construyendo a lo largo de todo un siglo, pero quizás sorprenda más ver cómo las instituciones locales y autonómicas, responsables de la desaparición de la mayor parte del patrimonio minero de la provincia, sean precisamente las que más presumen de dicho patrimonio. Ha habido que esperar hasta octubre de 2012 para que el gobierno andaluz catalogara como Zona Patrimonial el complejo minero Zarandas-Naya, bastante después de que este núcleo fabril de incalculable valor hubiera sido dinamitado y demolido. Fundición de piritas, cocheras de locomotoras, talleres, laboratorio, plantas de trituración y de flotación de mineral, fábrica de ácido sulfúrico, chimeneas, una extensa playa de vías férreas,... además de todo el pueblo de Naya han sido arrasados sin piedad. Aún se ve entre la maleza la salida del túnel de siete kilómetros que, proveniente del piso 16 de Corta Atalaya, transportaba el mineral hasta aquí. 
El paisaje actual es una inmensa planicie de escombros. A cualquier hora del día, la luz cambiante otorga al paseo sobre las ruinas rojizas una sensación de inquietud y drama.



























2 comentarios:

  1. Bueno eso es lo típico en España, cuando ya no queda nada hacemos llamativos aspavientos para poner en valor las cosas.
    Buen reportaje amigo Malatao

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Jabier. Un camino equivocado que está acabando con el poco patrimonio que nos queda. Al menos, aquí en Huelva poco queda de lo que hubo.
      Gracias por tu comentario.

      Eliminar