viernes, 13 de diciembre de 2013

CASTILLO DE LAS TORRES

Nunca había oído hablar de este castillo. De hecho, cuando me lo topé haciendo una ruta por el norte de la sierra sevillana, pensé que se trataría de un castillo en terreno andaluz. Sin embargo, esta construcción está en término municipal de Monesterio aunque a una veintena de kilómetros del pueblo.
Está emplazado junto a la línea divisoria extremeñoandaluza al noroeste del castillo de El Real de la Jara, con el que tiene conexión visual. De dimensiones algo más pequeñas que éste, aunque igualmente de planta irregular, del llamado Castillo de las Torres no quedan más que cuatro torres circulares y varios lienzos de muralla muy maltrechos.
Al parecer, se trata de una construcción de finales del siglo XV, cuyo cometido era el de vigilar el paso de la Vía de la Plata, que discurre por sus inmediaciones, así como el de servir de control y descansadero de guías y animales que circulaban por este antiguo camino pecuario.








lunes, 9 de diciembre de 2013

CASILLA DE TRANSFORMACIÓN DE ELECTRICIDAD

Los años cuarenta y cincuenta del pasado siglo trajeron consigo la electrificación de una gran parte de los pueblos de las sierras del norte de Huelva y sur de Badajoz. De esta época datan las casetas de transformación de electricidad de alta a baja tensión, de las que cada pueblo contó, al menos, con una a las afueras del núcleo poblacional. 
Cayeron en desuso con el aumento del caudal eléctrico de los últimos años y la necesidad de instalaciones más potentes.
Ésta me es muy familiar por haberla visto desde pequeño en nuestros frecuentes viajes a Los Santos.
Más de medio siglo después de su construcción, aún yergue su silueta como vigía de la Ruta de la Plata.






ERMITA DE SAN ISIDRO

A pesar de la fecha en forja que campea sobre la puerta, esta ermita ya estaba construida a finales de los años cuarenta.
Situada en El Culebrín, a media docena de kilómetros del pueblo, este pequeño santuario acogió durante medio siglo a los romeros y peregrinos que se acercaban hasta aquí durante las fiestas de San Isidro.
Hace algunos años se inauguró una nueva ermita de arquitectura moderna no lejos de aquí. Desde entonces este edificio está vacío y abandonado.









martes, 3 de diciembre de 2013

PESQUERO VARADO

Vi este barco cuando costeaba con el kayak entre Mazagón y la desembocadura del Odiel y el Tinto. Unos marineros del lugar me informaron del naufragio de este pesquero, con base en Huelva, hace una docena de años y de cómo la tempestad lo arrastró hasta la playa, donde puede verse desde entonces semienterrado en la arena, a unas decenas de metros de la línea de bajamar.









ERMITA DE NUESTRA SEÑORA DE LA ESPERANZA

Encontré este lugar haciendo una ruta en bicicleta por los pinares de La Redondela e Isla Cristina. No he encontrado muchos datos de esta capilla, abandonada hoy, pero, al parecer, es donde tiene lugar la romería de estos pueblos. Se trata de un pequeño edificio compuesto por una sola nave con cubierta de madera a dos aguas. En la fachada campea una espadaña con una cruz de forja.
En las inmediaciones existe un graderío de obra con capacidad para algunas decenas de personas.








LAS ADORATRICES

Estas viviendas han sido demolidas hace unos días. Eran los últimos restos de la antigua Avenida de las Adoratrices, que nada tenía que ver con la moderna.
Las casas se edificaron en los años treinta y cuarenta del pasado siglo, adosadas al cabezo de La Joya, en cuyas cuevas se prolongaban los patios de algunas de las viviendas. 
Este barrio, donde un día florecieran comercios, colmados y refinos, además de la primera Peña Flamenca de Huelva, ha sido en los últimos años guarida de okupas, vividores y ratas, aunque lo peor ha sido sin duda haber sido objeto de la más absoluta desidia municipal.