sábado, 10 de noviembre de 2018

HOTEL NETTO

He aquí un hotel que sin duda conoció tiempos mejores. Lo encontré cuando callejeaba por una ciudad de la zona centro de Portugal. 



Se trata de un edificio construido a finales del siglo XIX y abandonado a lo largo de los años setenta. Junto al cercano Hotel Central, fue uno de los lugares donde la gente acomodada de la época se hospedaba al llegar aquí.




Su construcción en una calle con 
bastante pendiente hace que el patio del hotel sea al mismo tiempo la terraza de una parte del edificio, donde aún pueden verse las ruinas de la claraboya que iluminaba el interior.




 
En la actualidad los pisos intermedios se han derrumbado sobre el techo del sótano y del garaje, lo que hace difícil y peligroso acceder hasta las dependencias interiores.


Los detalles que aún se perciben en el ámbito no dejan lugar a dudas sobre la importancia de este edificio en la época de su esplendor.

lunes, 5 de noviembre de 2018

ANTIGUAS TENERÍAS



Encontré estas antiguas tenerías este fin de semana cuando recorría la zona oeste de la sierra de Huelva.



Tal como puede leerse en una inscripción sobre la puerta principal, el edificio fue construido en el año 1806, es decir, tiene algo más de doscientos años.



Estas tenerías, lugares donde se curtían y trabajaban las pieles, solían levantarse a las afueras de los pueblos. Esta que vemos aquí está situada junto al puente medieval de las Tenerías.





Las dependencias de estas tenerías están organizadas en torno a un patio interior, al cual desembocan las naves, los almacenes, la zona de tinajas, el molino etc.




Como acabamos de ver, estas tenerías incluían un molino, del que aún pueden verse las piedras que se usaban para la molienda.

martes, 23 de octubre de 2018

MERCADO DE LA MERCED

He aquí un ejemplo más de la desidia de la administración municipal de Huelva. El Mercado de La Merced, con casi un siglo de historia a sus espaldas, agoniza lleno de roedores esperando la piqueta. 






Inaugurado en 1952, fue durante la segunda mitad del pasado siglo uno de los grandes mercados de la ciudad

En la actualidad podemos decir que casi ninguno de ellos ha corrido mejor suerte: el de Santa Fe está en condiciones muy parecidas a éste, el Mercado del Carmen fue derribado hace unos años y el de San Sebastián, único que queda en uso, está en condiciones bastante precarias.

La vegetación ha aprovechado el hecho de que sus puertas y ventanas hayan sido tapiadas, y se ha abierto paso por muchos lugares, convirtiendo el patio central, otrora lugar de venta y compra de productos, en un  verdadero jardín salvaje.