jueves, 8 de diciembre de 2016

GARAGE DU PARC

En una de mis recientes correrías por el sur de Bélgica, me topé con este magnífico edificio de ladrillo. Cuando conseguí entrar en él, pude comprobar con asombro que en su día había servido de taller de reparación de vehículos.









En una explanada contigua al taller, encontré varios autobuses Van Hool fuera de servicio que ponían una nota de color en el lugar.





Los letreros que aún subsisten sobre los parabrisas sitúan los recorridos de estos autobuses entre pueblos de la zona hullera del sur del país.



Un viejo surtidor con su correspondiente cisterna de gasoil, que sin duda pasó por mejores épocas, agonizaba en uno de los rincones del patio.



Aunque no parecía llevar demasiado tiempo abandonado, la naturaleza había empezado a invadir el patio trasero y algunas de las construcciones, a las que no parecía quedar mucho futuro.

martes, 29 de noviembre de 2016

CAMIÓN ABANDONADO

Encontré este camión cuando hacía una ruta por el Espinaço do Cao, una sierra del oeste algarvío.



No he encontrado ninguna información sobre la marca y el modelo en ninguno de los foros en los que he preguntado, lo único que sé es que tiene toda la pinta de haber sido fabricado en los años sesenta.









Abandonado junto a una olvidada carretera, aún parece conservar todos sus elementos básicos.

domingo, 20 de noviembre de 2016

CASAS DAS BONECAS

Un par de calles con casas de una y dos plantas con jardín es todo lo que vi desde la carretera. Cuando me acerqué, comprobé que más que un poblado sólo era una barriada edificada en el campo, a cierta distancia del pueblo. 



Poca vida útil tuvieron estas viviendas; probablemente menos de veinte años transcurrieron desde su construcción hasta que quedaron deshabitadas.






La tipología de viviendas es muy parecida a la de algunos poblados fronterizos construidos en los años cincuenta y sesenta para los funcionarios que trabajaban en las aduanas portuguesas.


El único lugareño que vi por este lugar se refirió a ellas, cuando le pregunté por los edificios, como Casas das Bonecas, casas de las muñecas.


Su relativa distancia al pueblo, hace de este lugar un paraje de silencio y sosiego; probablemente sus antiguos moradores lo hayan echado de menos alguna vez desde que se fueron.