martes, 28 de febrero de 2012

BODEGA DEL CONDADO

Ésta es la tercera entrada que dedico en este blog a una bodega del Condado de Huelva, esto puede dar una idea de la importancia que tuvo en su momento la viticultura en esta zona.
He aquí una de las más grandes bodegas de la comarca, su situación junto a la línea férrea Huelva-Sevilla facilitó la exportación de sus vinos y alcoholes. Sus más de diez mil metros cuadrados cuentan con varias naves, aún llenas de bocoyes y conos, con una magnífica chimenea y con una torre alambique para la destilación del alcohol.
En los años ochenta cesó su  producción y desde entonces, pese a las promesas electorales de unos y otros, el recinto bodeguero está abandonado y en peligro de colapso.













VIVIENDA VICTORIA

Esta casa, edificada en el año 1918 y también conocida como Chalet de Victória Saias, fue cedida por sus dueños al ayuntamiento de Olhao con la única condición de no demolerla y recuperarla. Desde entonces ha sido objeto de continuas promesas de restauración coincidiendo con las épocas preelectorales. Sin embargo, sus más de treinta años de abandono han ido deteriorando el edificio hasta el punto en que se encuentra hoy día. 
Situada en la Estrada Nacional 125, es uno de los grandes iconos de la arquitectura reciente de la ciudad. 



















SILOS GEMELOS

Encontré estos dos silos y sus construcciones auxiliares cuando buscaba molinos mareales en el paraje de la Ría Formosa, concretamente junto al cauce del río Seco. 
Al parecer, fueron construidos a finales del siglo XIX por el empresario algarvío Joao Júdice Fialho, para almacenar cereales, y dejaron de realizar esa función durante los años setenta. 
La construcción cilíndrica y el tejado a dos aguas los hace muy semejantes a otros que hay cerca de Portimao y que, al parecer, datan de la misma época.
Están abandonados desde entonces, aunque algunas de las naves anejas se utilizaron durante un tiempo como taller de maquinaria agrícola.

















sábado, 4 de febrero de 2012

JARDINES DEL PALACIO DE ESTÓI

El palacio de verano de los condes de Carvahal comenzó a edificarse en 1840, aunque su inauguración se demoró hasta casi medio siglo después. 
Sus jardines abandonados, salpicados de estatuas, templetes, fuentes y murales de azulejos con escenas bucólicas, evocan perfectamente la vida de lujo y dispendio de la aristocracia portuguesa.