sábado, 3 de mayo de 2014

RÍO ZÁNCARA ESTACIÓN

Dicho de una manera amable, Villarrobledo, Socuéllamos o Río Záncara son nombres de estaciones de tren que me recuerdan mi pasado militar. Nuestro tren efectuaba aquí una parada muy breve, pero suficiente para permitirnos atisbar el complejo de edificios que se levantaba a ambos lados de la vía, sobre todo detrás de la propia estación.
Recientemente he vuelto aquí por primera vez desde entonces. El hecho de que ahora esté todo reducido a ruinas me ha causado un raro asombro. Se intuyen más que se ven las calles que surgieron al socaire del tendido ferroviario y que conformaron este pequeño núcleo habitado. Bodegas, escuela, almacenes y viviendas, sólo habitadas ahora por roedores, e incluso una pequeña ermita, a un centenar de metros de aquí, acompañada de más viviendas y bodegas.
Pocas preguntas bastaron para saber del pasado y del presente de este lugar: Hace años que no se detienen los trenes aquí; nada queda de aquel trajín de viajeros y mercancias que conocimos hace más de treinta años y que yo venía buscando cuando me encontré con este lugar desolado y vacío.



























2 comentarios:

  1. Muy bien MALATAO,pero podías haber dicho que venias y nos hubiéramos visto, así para otra vez podemos vernos los tres, Jabier tu y yo buen reportaje compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, Julia, además me hubiera gustado intercambiar impresiones con vosotros.

      Eliminar