viernes, 20 de noviembre de 2015

CAMPING ROCÍO PLAYA

He aquí la crónica de una muerte anunciada; no en vano los campistas de sus últimos años de existencia dejaron en la red comentarios bastante significativos sobre su suciedad y sobre su dejadez, comentarios que aún pueden leerse en algunas de las páginas relacionadas con la hostelería onubense.







El camping Rocío Playa, probablemente uno de los de mayor renombre de nuestras costas, agonizó lentamente en los últimos años del decenio pasado. En 2010 cortaron el suministro de luz eléctrica y casi simultáneamente el del agua potable. Eso hizo que los campistas fueran abandonando poco a poco las instalaciones. 








Su enorme extensión sobre el Parque Dunar, más de 25 hectáreas, permitió la cabida de más de mil parcelas, de casi una docena de casas móviles e incluso de una treintena de bungalows de madera. Por ello no es de extrañar que en sus mejores tiempos este camping de segunda categoría llegara a contar con casi doscientos trabajadores, la mayoría de ellos de Matalascañas y otros pueblos vecinos.





La colosal cafetería, sobre la parte más alta del cordón dunar que se levanta en paralelo a la costa, tiene una vista magnífica sobre el océano; es, junto con el gran supermercado, el edificio más significativo de este lugar. 








El camping Rocío Playa quedó definitivamente abandonado en febrero de 2011, cerrando así una página importante del turismo de nuestra provincia que duró más de treinta años. 










7 comentarios:

  1. Hola, mi nombre es Benito, y descubrí tu blog casualmente. Ando metido en un proyecto que igual te puede interesar. Quería escribirte por privado pero no veo ninguna forma de contactarte. Te agradecería enormemente que me escribieses y así poder contarte. Mi correo es: alconlopez@gmail.com. Un saludo y gracias.

    ResponderEliminar
  2. Muy buenas fotos. Yo lo descubrí casualmente hace unos 4 años y la verdad es que impacta. No se si sigue habiendo gente merodeando por allí. Me gustaria volver y a hacer unas fotos tranquilamente.
    Gracias de antemano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ribens. Respondiendo a tu pregunta, te diré que el día que estuve allí había gente dentro, aunque nadie me vio, aquello es inmenso. Me han dicho que se trata de coquineros y, en algunos casos, de antiguos campistas a los que le sigue gustando el sitio.
      Gracias por participar en el blog. Saludos.

      Eliminar
  3. Se puede entrar?? Me encantaría entrar solo por recuerdos, me lleve veraneando 13años allí y la verdad que me encantaba ahora tengo 32.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está vallado, pero es fácil entrar. Puedes hacerlo por la zona que da a la playa. Saludos

      Eliminar
  4. Hola Sandra,el mar sigue comiendo terreno al acantilado,el camping se esta precipitando al vacio poco a poco,el club nautico de Matalascañas está usando ahora mismo parte del terreno del camping,porque ya su terreno ha desaparecido parcialmente,el resto del camping sigue vallado,este verano hubo un incendio en una zona cerca del camino de acceso,la entrada está prohibida a los piñeros que no tengan autorización,no creo que te pongan ningún impedimento para poder visitar lo que queda,aunque es un poco bastante decepcionante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, Jerónimo, en esta zona de costa el océano sigue conquistando la playa; de hecho, las almenaras de Torre de la Higuera, Asperillo y Torre del Oro, construidas originariamente en tierra firme, están actualmente en terrenos ocupados por el mar.
      Un abrazo

      Eliminar