domingo, 8 de mayo de 2011

SILOS DE CANDÓN

Descubrí este sitio por casualidad, haciendo una ruta en bicicleta en busca del pilar mudéjar de la Media Legua. Estos singulares depósitos están situados en el término municipal de Beas, entre Trigueros y Candón. Fueron construidos como silos para guardar alfalfa. No se sabe con certeza de qué año datan, los habitantes más viejos de Candón siempre los han conocido ya hechos, por eso podemos suponer que su antigüedad es superior a ochenta, noventa años o incluso un siglo. En la década de 1930 fueron reconvertidos en palomares y aún hoy siguen albergando a un buen número de palomos.
Los ocho depósitos son cilíndricos y acaban en su parte superior en forma cónica. Ninguno de los ocho es exactamente igual a los demás; los mayores tienen más de seis metros de diámetro y más de ocho metros de altura, aunque hay que señalar que la base interior de cada uno de ellos está a algo más de un metro por debajo del nivel del suelo. Esto quiere decir que los mayores pueden superar los 130 metros cúbicos. Todos están construidos con cemento armado y ladrillo macizo, con un grosor de pared entre ocho y diez centímetros. El interior de algunos de ellos tiene, adosados a la pared, unos arcos de medio punto sobre pilares de cemento, para sostener los cientos de celdillas de ladrillos para los palomos.







2 comentarios:

  1. Algunas fotos me recuerdan a Stonehenge. Si te abstraes un poco, relacionas su finalidad con un própósito trascendental, de contacto con otras dimensiones. (Puede que la música haya contribuido a este comentario)

    ResponderEliminar
  2. No había caído en ese paralelismo, pero es verdad. Además, estéticamente son dos lugares tienen cierta conexión visual.

    ResponderEliminar